Profecías y Predicciones para el tercer milenio

Y aumenta más y más, que la verdadera amistad, la camaradería, las alianzas y el amor ya son cosas escasas, y la libertad se ha vuelto una farsa desde hace mucho tiempo y así permanecerá aún por mucho tiempo, como también la paz. Y esto será porque sólo se actúa haciendo lo que uno quiera - sin ningún tipo de responsabilidad y totalmente sin escrúpulos. Asimismo también abusarán sexualmente cada vez más y más los padres de sus propios hijos, y los hermanos y hermanas abusarán unos de otros, así como también aumentarán las violaciones entre hombre y mujer, mujer y mujer, y hombre y hombre, mientras que muchas personas “espirituales” y pedagogos, etc., igualmente abusarán sexualmente de sus protegidos, así como cada vez más pederastas violarán sexualmente a los niños, tal como ya es repetidamente común. Y de la forma como se propaga oficialmente la deshonestidad y la perversión sexual ya desde hace años, mediante los cines y la televisión, así se extenderá aún muchísimo más en el futuro.
Vosotros, seres humanos de la Tierra, aún por mucho tiempo no queréis escuchar a quien enseña y habla sobre la verdad relacionada a la Creación y sus leyes y mandamientos, pues vuestras creencias en todas las falsas religiones, sectas, ideologías y diversas falsas filosofías como también en la política, os mantienen aprisionados como con garras de acero. En consecuencia, continuaréis permitiendo que éstas se extiendan y también los engaños de los falsos profetas, de los religiosos y sectarios individuos “espirituales”, alrededor de quienes os reunís con fe ciega, y a quienes estáis sujetos y cuyas mentiras escucháis atentamente, diciéndoos que debéis llevar armas para que podáis luchar contra aquellos que enseñan la verdad de la Creación y sus leyes y mandamientos. Y los falsos profetas y aquellos que creen en ellos, hablarán también de justicia, la que sin embargo no conocéis en realidad; y consiguientemente, en vuestra obcecación y fanatismo, cometeréis asesinato, tal como ya lo hacen los fanáticos terroristas religiosos.

Al final ya no habrá entre vosotros, humanos de la Tierra, ningún orden más, pues los vicios y adicciones, la codicia por el poder, los celos, el odio y la venganza y el desquite se expanden por todas partes; y muchos entre vosotros estáis dispuestos a masacrar a vuestros prójimos, por lo que se establecerán desbordadamente en el mundo cada vez más y más los asesinatos y la destrucción. De este modo llegará a ser como jamás ha sido desde la antigüedad, que vosotros, seres humanos, juzgaréis a otros ateniéndoos a vuestro parentesco y vuestra creencia, que vosotros como padres repudiaréis a vuestros hijos, y como adultos y adolescentes repudiaréis a los ancianos.